Fosfatos en la Agroindustria: los beneficios de su uso

  • eximgro
  • enero 18, 2021
  • No hay comentarios

Fosfatos en la Agroindustria: los Beneficios de su uso

El fósforo (P) y su compuesto fosfato ocupan el lugar que le corresponde junto con el nitrógeno y el potasio entre los tres macronutrientes primarios esenciales para el crecimiento exitoso de las plantas. En otras palabras, sin fósforo, la fotosíntesis no podría ocurrir; un beneficio de suma importancia.

El fósforo juega un papel clave en las complejas transformaciones de energía que son necesarias para toda la vida, como ingrediente principal del ATP (trifosfato de adenosina). También es un componente central del ADN y el ARN, y es necesario para construir proteínas y otros compuestos.

Eso es solo el comienzo. El fósfato es requerido por la planta desde la etapa de plántula hasta la madurez, y tiene un impacto medible en la calidad y el rendimiento del cultivo. Las plantas requieren capturar los rayos del Sol durante la fotosíntesis. 

Las siguientes son las principales funciones que realiza el fósforo en la vida de las plantas:

  • Estimula el desarrollo de las raíces necesarias para que la planta obtenga los nutrientes del suelo. Las raíces también son necesarias para el sustento de la planta. Cuando las raíces están bien desarrolladas, son capaces de penetrar en el suelo y recolectar todos los nutrientes que requiere la planta para su desarrollo.
  • Estimula el desarrollo de la planta. Las plantas requieren nutrición para su desarrollo. La nutrición se procesa en las hojas y luego se almacena o se transfiere a otras partes de las plantas. El fósforo es necesario para la fotosíntesis y también para el almacenamiento y transporte de nutrientes por toda la planta.
  • Se espera que las plantas produzcan frutos después de un tiempo determinado si todas las circunstancias son las adecuadas. El fósforo es responsable de la madurez del cultivo en el momento adecuado. Las plantas que carecen de fósforo tardan en madurar y cuando lo hacen, los frutos o semillas que producen son pocos y de mala calidad.
  • Las legumbres ayudan a fijar el nitrógeno en el suelo a través de sus raíces. Esta función no se puede realizar bien sin fósforo que favorece el desarrollo de las raíces.
  • Las sustancias necesarias para la formación y el desarrollo de genes no pueden funcionar bien sin la disponibilidad de fósforo. La transferencia de genes de una generación a la siguiente solo es posible cuando se dispone de fósforo.

Situación actual del Fosfato

El aumento de la presión demográfica, la deforestación y las prácticas agrícolas inadecuadas han provocado una degradación generalizada del suelo en muchas partes del mundo en desarrollo. Una manifestación importante de este daño ambiental es la reposición inadecuada de nutrientes del suelo y materia orgánica. 

En particular, la deficiencia de fósforo (P) se está volviendo crítica en muchos suelos. Además, debido a las complementariedades en la absorción de nutrientes de las plantas, esta deficiencia amenaza con perturbar la viabilidad de aplicar otros nutrientes. 

Para preservar la sostenibilidad de la agricultura y salvaguardar el sustento de grandes segmentos de la población rural, existe una necesidad urgente de reconstruir la fertilidad del suelo y así mantener y mejorar los niveles actuales de productividad e ingresos agrícola.

La distinción entre la aplicación de rocas fosfóricas como enmienda del suelo y como fertilizante de cultivos es importante. El fertilizante de fosfato se puede producir mediante un beneficio relativamente simple de roca fosfórica, así como mediante un procesamiento industrial adicional. 

Las rocas fosfóricas y los fosfatos solubles en agua, como el fostafo monoamónico ( MAP) y el fosfato diamónico (DAP), son entonces insumos en competencia que los agricultores seleccionarán en función del precio, la disponibilidad, la calidad y otras características. 

La pregunta relevante es bajo qué circunstancias la RP basada en recursos domésticos tiene una ventaja competitiva sobre los fertilizantes industriales. Además, los agricultores pueden combinar la roca fosfórica como enmienda basal del suelo con aplicaciones regulares de fertilizantes industriales.

Recolectar fosfato

Entre la contaminación y el suministro limitado, debemos tener más cuidado con el fosfato. Hay dos formas principales de atacar este problema. Se puede capturar fosfato extra y reciclarlo, o se puede ayudar a las plantas a absorber y utilizar el fosfato de manera más eficaz.

La primera forma, se tendría que capturar el fósforo extra de todas las granjas antes de que llegue a los arroyos. Luego tendríamos que separarlo de la tierra y otros materiales que recogimos con él, y enviarlo de regreso a las granjas. Este proceso nos permitiría continuar vertiendo un montón de fertilizante en los cultivos una y otra vez, pero sería muy costoso y consumiría mucho tiempo.

La segunda forma implica cambiar las plantas, para que sean mejores para obtener y usar fosfato. Entonces podríamos usar menos fertilizante en primer lugar y aún así obtener la misma cantidad de alimento.

Durante las últimas dos décadas, los investigadores han estado trabajando en el segundo enfoque utilizando la genética. Han modificado los genes de las plantas para que algunas plantas puedan desarrollar más raíces que sean más largas. 

Estas plantas pueden absorber mejor el fosfato del suelo para que no se tenga que usar tanto fertilizante y haya menos desechos. Si podemos expandir su trabajo a cultivos importantes, podría ser la respuesta al problema de escasez fósforo.

El futuro del fosfato

Históricamente, el fosfato se extraía del guano de murciélago, pero los murciélagos solo pueden defecar hasta cierto punto. Así que ahora la mayor parte del fosfato proviene de la roca fosfórica. Sin embargo, al igual que el guano de murciélago, hay una cantidad limitada de roca fosfórica para todos. De hecho, se proyecta que al ritmo actual, nos quedaremos sin fosfato en los próximos 50 a 100 años.

La población humana sigue creciendo a un ritmo más rápido si nos quedamos sin fosfato como fertilizante, no podremos mantener a una población al nivel actual. Y definitivamente no podremos apoyar a los miles de millones de personas adicionales que existirán en 50 a 100 años. 

Como si eso no fuera suficientemente malo, la mayor parte del fosfato en los fertilizantes ni siquiera es usado por las plantas. Con sus pequeños sistemas de raíces, solo pueden usar una pequeña cantidad en un momento dado. Gran parte del fosfato se lava o se elimina, de esta forma, en realidad actúa como contaminante. 

Si llega a los lagos o arroyos, hace que las algas crezcan tan rápido que consumen el oxígeno del arroyo o lago y matan a los peces. El fosfato que permanece en el suelo a veces puede adherirse al suelo con tanta fuerza que dificulta mucho su uso por parte de las plantas.

EXIMGRO tiene más de 30 años de experiencia en el mercado que lo respaldan. EXIMGRO es una empresa dedicada a la venta, distribución y producción de Fosfatos y Fertilizantes de grado técnico industrial, con los mayores beneficios, calidad y eficiencia ¡Contáctanos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat